Web de las
Cardiopatías Congénitas
por el Dr. Fernando Villagrá
 
Proceso Cardiológico. Cateterismo terapeutico. Generalidades

 

Cateterismo Terapéutico

por el Dr. José Ignacio Herraiz Sarachaga

 

Generalidades 

El cateterismo cardíaco consiste en la introducción de un catéter (tubito hueco o sonda radiopaca) por las venas o arterias que tenemos en la ingle, en el cuello o en los brazos hasta el corazón; una vez que se sitúa dentro del corazón se inyecta a través del catéter una sustancia radiopaca (que se ve por rayos X) que visualiza perfectamente el interior del corazón (angiografía cardiaca) y permite al cardiólogo diagnosticar las malformaciones cardiacas. Este es el cateterismo habitual o cateterismo diagnóstico (sólo sirve para diagnosticar).

Hoy día, sin embargo el cateterismo se usa cada vez menos para diagnosticar ya que el diagnóstico se logra con otros métodos menos agresivos como la ecocardiografía doppler, resonancia magnética, TAC helicoidal, etc que no requieren pinchar al niño ni introducir catéteres por venas o arterias. Pero si se usa más y más para tratar o corregir las cardiopatías (cateterismo terapéutico) evitando la intervención quirúrgica.

El cateterismo terapéutico se inició hace ya 30 años con técnicas muy conocidas como la Atrioseptostomía de Rashkind realizada por primera vez en 1965 que consiste en rasgar el septo interatrial creando artificialmente una comunicación interatrial (CIA) con un catéter balón y que es esencial para que sobrevivan niños con ciertas cardiopatías como la transposición de grandes vasos o como el procedimiento de extracción de elementos extraños intracardíacos como trozos de catéteres, dispositivos, etc que se realizó por vez primera en 1967. A partir de entonces y cada año aparecen nuevas técnicas que van aplicándose con creciente éxito y que sustituyen y desplazan al tratamiento quirúrgico hasta que en un futuro todas las cardiopatías puedan ser tratadas adecuadamente sin cirugía.

El poder corregir las lesiones intracardíacas sin cirugía constituye la gran ventaja del cateterismo terapéutico: La cirugía de una Comunicación Interatrial (CIA) implica la apertura cruenta y dolorosa del torax del niño con anestesia general, una cierta mortalidad y morbilidad, una estancia en Uvi y en el hospital de cierta duración, un coste económico considerable, la administración de cantidades significativas de sangre y como "recuerdo" de la operación adherencias internas que dificultan una segunda operación y unas llamativas cicatrices. El cateterismo terapéutico cierra la CIA en ese mismo niño con un simple pinchazo en la ingle que en niños mayores no requiere anestesia general; el procedimiento dura menos de 2-3 horas y solo requiere, una estancia en UVI de horas y una estancia en el hospital de 24 horas o incluso menos. Todo arreglado sin cicatrices ni adherencias, sin dolor, sin transfusiones, con una mínima estancia hospitalaria y mínimo coste económico. Además hay lesiones cuya corrección no es posible mediante la cirugía y si mediante el cateterismo terapéutico como las estenosis periféricas de las arterias pulmonares.

Atrioseptostomía de Rashkind
Comunicación Interatrial (CIA)
 

El cateterismo terapéutico tiene lógicamente sus riesgos, complicaciones e inconvenientes:

1) El mayor inconveniente lo constituye la propia novedad de la técnica cuyos resultados a corto y sobretodo a largo plazo son menos conocidos que los de la cirugía. Pero hay más inconvenientes:

2) Peor visualización de la lesión a corregir y por tanto menor porcentaje de curación (no siempre) que en la cirugía, o en otras palabras hay un mayor porcentaje de fallos: En la cirugía se ve en directo, mientras que en el cateterismo terapéutico se visualiza a través de Rx, incrementando el margen de error y la eficacia correctora al menos en teoría. Lógicamente si no se logra la corrección en un primer intento, se pueden realizar un segundo y hasta un tercer cateterismo terapéutico dada la sencillez y el escaso riesgo de los mismos (mucho más sencillo que repetir una cirugía si esta fallara).

3) La oclusión de ciertas lesiones como la CIA o el ductus se realizan con dispositivos artificiales que permanecen en el organismo de por vida y pudieran dar lugar a complicaciones futuras; mientras que en cirugía se corrigen en su mayoría con simples puntos de sutura.

4) En el cateterismo terapéutico, más que en el diagnóstico, pueden ocasionarse daños vasculares en la arteria o vena (trombosis arteriales y venosas) por donde se introducen los numerosos catéteres y dispositivos.

5) La exposición del niño a Rx con los consiguientes peligros y desventajas es prolongada.

A pesar de todos estos riesgos y complicaciones, el cateterismo terapéutico  puede que se imponga a la cirugía en la mayoría de las cardiopatías, especialmente las más sencillas.

 

 

[ Volver Volver]
 
Copyright © 2017 CardiopatiasCongenitas.Net - El Web de las Cardiopatías Congénitas