Web de las
Cardiopatías Congénitas
por el Dr. Fernando Villagrá
 
Que son y Tipos. Cardiopatías Congénitas del adulto
Problemas y complicaciones del adolescente y adulto con cardiopatía congénita


 

Son múltiples las lesiones residuales, complicacines y secuelas que se pueden observar en los adultos con cardiopatía congénita. En la tabla 3 se exponen muchas de ellas. Algunas merecen especial descripción a continuación de la tabla

La tabla 3 muestra una clasificación de las principales lesiones residuales, secuelas y complicaciones que podéis tener en vuestra vida adulta.

 
  • Alteraciones electrofisiológicas (arritmias).
 
  • Alteración de la función miocárdica (disfunción del ventrículo izquierdo, del ventrículo derecho o de un ventrículo único).
 
  • Enfermedad valvular (estenosis o insuficiencia de las válvulas del corazón).
 
  • Cortocircuitos persistentes (intracardiacos o extracardiacos).
 
  • Materiales protésicos (parches, prótesis o conductos).
 
  • Problemas especiales relacionados a la cirugía de Fontan o a la corrección de la transposición de grande vasos.
 
  • Hipertensión pulmonar (fisiología Eisenmenger).
 
  • Lesiones del árbol vascular pulmonar (estenosis o hipoplasia de ramas).
 
  • Cianosis y eritrocitosis (hiperviscosidad sanguínea)
 
  • Lesiones vasculares sistémicas (aneurismas aórticos o cerebrovasculares).
 
  • Hipertensión arterial
 
  • Complicaciones infecciosas (endocarditis, abscesos cerebrales).
 
  • Fenómenos tromboembólicos (embolia pulmonar, cerebral o en otros territorios).
 
  • Alteraciones totalmente extravasculares afectando a múltiples órganos y sistemas.

 Algunas de estas lesiones merecen un comentario especial:

  • Las arritmias son las complicaciones más frecuentes. Habitualmente las notáis como palpitaciones pero pueden provocar también mareos y síncopes. Algunas arritmias precisan tratamiento con marcapasos, otras con drogas antiarrítmicas. Cada vez son más eficaces los procedimientos electrofisiológicos (ablación del circuito que provoca la arritmia) que pueden curar de forma permanente muchos tipos de arritmias.

  • La insuficiencia cardiaca hace que podáis tener retención de líquidos, edemas, hinchazón abdominal y dificultad respiratoria con el ejercicio o incluso en reposo. La principal causa es el agotamiento progresivo del músculo cardiaco a causa de las complicaciones mecánicas, las intervenciones múltiples o los problemas intrínsecos del músculo cardiaco. Estas manifestaciones os deben llevar a una valoración completa con el cardiólogo porque 1) podéis necesitar tratamiento prolongado farmacológico que permite controlar los síntomas de insuficiencia cardiaca durante muchos años; 2) podéis necesitar una nueva intervención que puede ser salvadora o 3) si el deterioro cardiaco es excesivo podéis necesitar un trasplante cardiaco  

  • Las alteraciones mecánicas provocadas por cortocircuitos persistentes, lesiones valvulares o deterioro de los materiales protésicos utilizados en intervenciones previas. Deben ser corregidas antes de que provoquen cambios irreversibles en vuestro corazón. 

  • Revisiones: Es muy importante que mantengáis revisiones periódicas para valorar la repercusión funcional de estas alteraciones. La falsa percepción de encontrarse subjetivamente bien os puede conducir al abandono de las revisiones y con frecuencia a un retraso peligroso en el tratamiento adecuado.

  • La cirugía de Fontan y la corrección de la transposición de grandes vasos comporta modificaciones muy complejas en la fisiología cardiovascular. Los que habéis pasado por estas operaciones y aunque estéis perfectamente bien subjetivamente, debéis mantener una vigilancia estrecha en servicios muy especializados.

  • La hipertensión pulmonar es una complicación grave que se debe evitar a toda costa. Desgraciadamente, algunos de vosotros puede desarrollarla a pesar de las medidas terapéuticas previas. Hasta ahora no disponíamos de tratamiento eficaz para esta complicación. Felizmente, hoy en día, se están desarrollando nuevas drogas que ofrecen una perspectiva mucho mejor para los que tengan este problema.

  • La cianosis central es una manifestación grave que os puede afectar a los que tengáis un cortocircuito persistente, especialmente cuando se asocia a hipertensión pulmonar o problemas vasculares pulmonares. La disminución del transporte de oxígeno en sangre arterial provoca disminución de la capacidad funcional, eritrocitosis, hiperviscosidad sanguínea, hiperuricemia y fenómenos hemorrágicos. Si los cardiólogos os detectan además hiperviscosidad sanguínea, os podéis beneficiar de sangrías limitadas.

  • Los problemas vasculares pulmonares siguen siendo lesiones residuales o secuelas de complicado tratamiento en alguno de vosotros. Sin embargo, no os desesperéis pues la cardiología intervencionista mediante la angioplastia y colocación de stent en las ramas pulmonares está realizando grandes progresos en el tratamiento de estas lesiones.

  • Las lesiones vasculares aórticas y la hipertensión arterial son complicaciones que pueden darse con cierta frecuencia en aquellos de vosotros que han sido operados de coartación aórtica sobre todo si además tienen una válvula aórtica bicúspide asociada. Si habéis sido operados de coartación de aorta, aunque estéis perfectos, no deberíais abandonar las revisiones cardiológicas periódicas para detectar precozmente estas complicaciones.

  • Las complicaciones infecciosas especialmente la endocarditis es bastante rara que ocurra pero constituye un serio problema y puede ocurrir en la mayoría de vosotros, operados o no. La mayoría de vosotros, pues, debéis mantener medidas profilácticas (profilaxis de la endocarditis) de por vida.

  • Las complicaciones tromboembólicas pueden provocar accidentes vasculares serios en alguno de vosotros. El cardiólogo os dirá si tenéis alto riesgo de padecer estas complicaciones, en cuyo caso os indicará un tratamiento de anticoagulación permanente. En casos concretos, el cardiólogo puede indicar procedimientos percutáneos (por cateterismo) para cerrar cortocircuitos intracardiacos, vías de paso de posibles trombos hacia el cerebro.

 

Adaptación psicosocial

 

Los que ya habéis llegado a la adolescencia y a la edad adulta no sólo estáis expuestos a los problemas derivados estrictamente de vuestro corazón, sino también y además con mayor frecuencia a los problemas de adaptación psicosocial. Muchos de vosotros habéis sido niños “enfermos” desde la más tierna infancia, habéis “sufrido” múltiples ingresos hospitalarios y visitas médicas, exploraciones complejas y agresivas e intervenciones quirúrgicas muy traumáticas. Frecuentemente, os habéis desarrollado en un entorno familiar superprotector y habéis tenido problemas de escolaridad y desarrollo físico. Alguno de vosotros os podéis sentir inseguros, rechazáis vuestro entorno y tratáis de esconder vuestros problemas. Es importante que recibáis rehabilitación funcional y ayuda psicológica (no es de vergüenza, todos necesitamos consultar alguna vez con un psicólogo y pedir consejo sobre nuestras dudas o dificultades). Necesitáis apoyo escolar y laboral; necesitáis consejo profesional sobre el ocio, el ejercicio y las prácticas deportivas. Sabemos que os preocupa en algunos casos los problemas de relación de pareja, de procreación y de descendencia. Los médicos debemos proporcionaros consejos sobre la concepción y anticoncepción, proporcionaros un seguimiento durante los embarazos en servicios especializados, proporcionaros, en fin, información genética relacionada con vuestra cardiopatía.

 

Cardiopatía congénita y adquirida

Además de todo la anteriormente dicho, tenéis que saber que lógicamente, y como todos, incluidos los que no hemos tenido cardiopatía congénita, no sois inmunes a las enfermedades del corazón propias de la edad adulta. Enfermedades comunes dentro de nuestra sociedad como la hipertensión arterial, la cardiopatía isquémica o las enfermedades respiratorias que pueden también afectaros. Cuando se juntas lesiones congénitas y adquiridas del sistema cardiovascular unas afectan a las otras y pueden provocar manifestaciones clínicas muy diferentes que afectan al diagnóstico, evolución y pronóstico de vuestros problemas. Es necesario conocer estas interrelaciones para disminuir los riesgos de consecuencias indeseables.

 

Prevención de riesgos

Debéis recibir consejo y profilaxis para evitar las complicaciones cardiopulmonares. La mayoría de vosotros debéis mantener la profilaxis de endocarditis durante toda la vida. Esto implica que tenéis que mantener una higiene dental adecuada, visitar regularmente al dentista y evitar la mordedura de uñas, los tatuajes y el uso de “piercing” que tanto se ha extendido pero que puede ser peligroso. Antes de cualquier manipulación estomatológica instrumental, intervención génito-urinaria o digestiva o ciertas pruebas diagnósticas como la colonoscopia o endoscopia vesical, debéis recibir dosis bactericida de antibióticos (amoxicilina o eritromicina en caso de alergia a penicilinas).

Algunos podéis tener más riesgo de complicaciones respiratorias por lo que debéis recibir vacuna antigripal cada año y vacunación antineumocócica con dosis de recuerdo cada 5 años. Es muy importante que evitéis el consumo de tabaco que os puede provocar daños irreparables y recordéis que el uso de drogas y estupefacientes puede ser especialmente peligroso para vosotros.

 

Conclusiones

Gracias al actual programa médico, cardiológico y quirúrgico de las cardiopatías congénitas, la inmensa mayoría de vosotros habéis alcanzado la adolescencia y la edad adulta, y lo habéis hecho con una buena, o al menos aceptable calidad de vida. De hecho muchos os encontráis perfectamente bien subjetivamente, y lleváis a cabo una vida totalmente normal e incluso con una notable actividad física Pero podéis presentar lesiones residuales, secuelas y complicaciones que obligan a un seguimiento especializado durante vuestra vida. Este seguimiento debe ser realizado por nuevos especialistas en esta disciplina cardiológica para que todo el esfuerzo realizado durante la edad pediátrica tenga una continuidad durante vuestra vida adulta. Debéis exigir este seguimiento cardiológico especializado a las diferentes administraciones sanitarias, a las sociedades científicas y en el seno de las asociaciones de pacientes o padres con hijos con cardiopatías congénitas.. Sois muchos, miles en España. Habéis superado muchos obstáculos en la infancia, en la edad pediátrica; tenéis todo el derecho a que vuestros problemas sigan siendo tratados adecuadamente en la adolescencia y edad adulta. Vuestro problema debe ser afrontado como una prioridad sanitaria.

 

 

 
Copyright © 2014 CardiopatiasCongenitas.Net - El Web de las Cardiopatías Congénitas