Web de las
Cardiopatías Congénitas
por el Dr. Fernando Villagrá
 

¿Qué son?

El marcapasos es un aparato electrónico que consta de un generador que contiene la batería de litio y circuitos electrónicos y uno o dos electrodos o cables que conducen los impulsos generados en la pila hasta el corazón, a la vez que "recogen información" de este último. El generador se implanta debajo de la clavícula en la parte superior del tórax  (marcapasos endovenosos) o bien  en la pared anterior y superior del abdomen en los niños pequeños (marcapasos epicárdicos), y hay que cambiarlo cada 4-9 años cuando la batería se agota.

El recambio de generador, si los electrodos son válidos, es una pequeña operación en la que se abre la piel, se extrae el generador antiguo y se implanta uno nuevo que se conecta al electrodo.

El implante de electrodos se realiza básicamente de dos formas:

  • Modo endovenoso o endocárdico: Introduciéndolos por una vena, generalmente la subclavia, y a través de ella  llegan al corazón por dentro, contactando con las paredes musculares auriculares o ventriculares o ambas. La mayoría de los marcapasos son endovenosos (Ver tipos de marcapasos más adelantes: Todos son endovenosos).

  • Modo epicárdico, empleado cuando el niño es pequeño y tiene, por tanto, las venas demasiado pequeñas para introducir los electrodos, o después de la reparación de determinadas cardiopatías congénitas tipo ventrículo único, en las que el acceso intravenoso llevaría los cables a los pulmones y no al corazón. En esta modalidad los electrodos se fijan a la superficie externa del corazón  en la aurícula o ventrículo, accediendo hasta él a través del pericardio y de una pequeña incisión subesternal, y el generador se deja bajo la piel de la parte superior del abdomen. 

Los electrodos tampoco duran para siempre. En niños, la vida media de un cable es de 10 años, y cuando su funcionamiento comienza a ser deficitario deben recambiarse por uno nuevo, anulando o extrayendo el electrodo antiguo.

 

Otras consideraciones sobre marcapasos

 

¿Cuando hay que poner un marcapasos?

No siempre que haya una arritmia lenta es necesario poner un marcapasos, aquí se han reflejado las más graves que sí suelen precisarlo.

La indicación se individualiza para cada paciente según su edad, la presencia o no de síntomas y la causa que ha originado la arritmia. En general se pone un marcapasos si hay síntomas y/o en niños asintomáticos con bloqueo av completo postquirúrgico y/o en situaciones en las que la frecuencia cardiaca es muy baja.

 

¿Qué riesgos entraña el implante de un marcapasos?

Al ser una intervención sencilla es muy bajo, de aproximadamente un 0.4% para la vida, y un poco mayor (1%) cuando hay que extraer cables disfuncionantes endocavitarios. Algo más frecuente, pero también menor del 2 % es el riesgo de decúbito (exteriorización a través de la piel de la pila y/o los cables) con o sin infección asociada y el de infección endovascular de los electrodos (endocarditis), así como el de hemo/neumotórax por punción accidental del pulmón al canalizar la vena subclavia para implantar los cables.

 

¿Cuánto cuesta un marcapasos?

Entre 3000 y 6000 € dependiendo de la complejidad del aparato, que en nuestro país abonan la Seguridad Social o las Aseguradoras Médicas en la inmensa mayoría de los casos.

 

¿Qué tipo de vida permite hacer un marcapasos?

Prácticamente normal; se aconseja solamente no realizar movimientos o carga de peso extremo con el brazo del hemitórax donde está implantado el generador y no permanecer junto a campos electromagnéticos intensos (ej: detectores de seguridad de puertas de comercios y aeropuertos, tendidos eléctricos de alta tensión). Los electrodomésticos y telefonía móvil pueden ser usados por portadores de marcapasos

 


 

 
Copyright © 2014 CardiopatiasCongenitas.Net - El Web de las Cardiopatías Congénitas